policia

En las últimas semanas, nuevamente, trascendieron distintas noticias sobre policías recibidos, destinados al “cuidado” de la sociedad, donde se ven involucrados en lo que verdaderamente hacen: matar, violar, reprimir, armar causas, vender droga, etc.
La policía y las diversas fuerzas represivas son los perros guardianes de los más poderosos, son los verdaderos verdugos del pueblo trabajador.
Por mencionar algunos casos recientes en nuestra ciudad:

  • Dos policías violaron a una chica en Guido y Bolivar, dentro del patrullero.
  • Ibañez (ex jefe de la departamental, responsable de la represión del boletazo de Pulti y Baragiola) junto a otros mandos de la comisaria 4°, están condenados por distintos armados de causas.
  • Una mujer policía, recientemente egresada, mató de tres balazos a un hombre de 41 años.

Esto es por nombrar sólo algunos casos que resonaron en las últimas semanas pero todos sabemos que esto es una constante, no nos sorprende para nada. No se trata de uno, dos o tres policías malos, es toda la institución que está manchada con sangre.
Ellos no están para cuidarnos, solamente cuidan los negocios de los ricos, no son trabajadores y menos son parte del pueblo.
Lo que, también, llama la atención es que, en medio de todo esto, la solución que le dan los distintos gobiernos (Scioli – Pulti) es seguir mandando más y más policías. No se preocupan por el estado de los hospitales o las escuelas, menos si tenemos trabajo o vivienda digna. Sólo se preocupan de cuánto miden las encuestas para las elecciones.

La policía no es la solución, nunca lo fue y nunca lo será. Los problemas se resuelven con trabajo, salud y educación. Claro que esto a los gobiernos no les conviene.

Responsabilizamos a Pulti y Scioli por los nuevos 12 mil narcos, por los nuevos 12 mil violadores, por los nuevos 12 mil represores.

No nos olvidamos de Dario y Maxi, de Fuentealba, de Mariano Ferreyra, de Luciano Arruga, de Victor Choque y Petete Almirón. Tampoco nos olvidamos de los pibes que mata la policía por gatillo fácil (uno cada 28 horas), entre ellos Thomás Perez, Ismael Sosa y Walter Bulacio.

FUERZAS REPRESIVAS DE AYER Y DE HOY ASESINAS.