La historia nos ha demostrado a lo largo de muchos años que es en la calle y con nuestras banderas en alto que le arrancamos al poder burgués nuestros derechos. Como votamos luchar estamos convencidos que es nuestro deber hacer de esta historia una bandera y tomarla como ejemplo de lucha, porque fueron muchos los compañeros que dieron su vida en función de reivindicaciones que aun hoy siguen vigentes, y en este 16 de septiembre 40 años después entendemos que debemos recordar y profundizar el ejemplo de lucha de los compañeros secuestrados, torturados y asesinados por la dictadura.
El 16 de marzo de 1976, las FFAA secuestran a diez militantes estudiantiles, que participaban activamente de la lucha por el Boleto Estudiantil Secundario (BES). Los compañeros fueron encerrados en diferentes centros de detención, como el Pozo de Banfield, la Brigada de Investigaciones de Quilmes, Brigada de Avellaneda y el Pozo de Arana. En estos fueron torturados y seis de ellos aun se encuentran desaparecidos.
Hoy levantamos bien altas las banderas de los estudiantes desaparecidos exigiendo que la educación esté al servicio de los intereses de nuestro pueblo trabajador, y que ésta no se entienda como un negocio más, favoreciendo así a los grandes monopolios. A 40 años, en la ciudad de Mar del Plata, los estudiantes secundarios dan pelea en defensa de la educación publica sin claudicar a pesar de la persecución y el amedrentamiento político en el que encuentran; por ello debemos unir todas las luchas para golpear con un solo puño a los responsables materiales.
De esta manera, vemos como se repite la historia del ayer en nuestros días, que se manifiesta en la violencia que ejerce el Estado Capitalista contra la juventud y contra todo el pueblo trabajador en su conjunto. Muestra de esto es la policía que nos sigue persiguiendo y asesinando en nuestro barrio, ellos no dudan un segundo en apretar el gatillo, ese gatillo fácil que los caracteriza, nos siguen reprimiendo cuando salimos a las calles. Esta violencia también se ve en la situación de nuestras escuelas y Universidades que se caen a pedazos, mientras las privadas son subsidiadas por el Estado y los gobiernos se encargan de pagar obedientemente la ilegitima deuda externa.
Cómo jóvenes, como pueblo, debemos redoblar nuestros esfuerzos, y así ganar las calles, contra el ajuste del gobierno y la represión que se da en todo el país.
En este sentido, reafirmamos la lucha, la coherencia, la convicción y la decisión de Claudia Falcone, María Clara Ciocchini, Horacio Ungaro, Francisco López Muntaner, Daniel Racero y Claudio de Acha, de los 30000 detenidos desaparecidos y de todos los compañeros y compañeras que dieron sus vidas contra las injusticias de este sistema de muerte, hambre y saqueo.
Por eso la única salida es la lucha y la organización, contra el capitalismo y sus instituciones, terminando así contra este sistema de opresión e instaurando un nuevo sistema que permita desarrollarnos plenamente.

LA SANGRE DE LOS CAÍDOS ES REBELIÓN.

Juventud Guevarista Poder Revolucionario en el Votamos Luchar