Hace tiempo que venimos diciendo que es con palos y balas orientados hacia el pueblo que los diferentes gobiernos, tanto el nacional como los provinciales sin distinción política alguna, garantizan la efectividad de sus políticas de ajuste, miseria y saqueo. Lo que decimos se encuentra a la vista de todos, millones y millones de dólares en el perfeccionamiento, equipamiento y engrosamiento de las fuerzas represivas, mientras los presupuestos para educación, salud, trabajo, etc., permanecen flacos y congelados.

No hace falta ser demasiado estudioso para darse cuenta de tal situación. La miseria en la que nos hacen vivir encuentra sus respuestas en las luchas que de norte a sur se dan en todo nuestro territorio. Y ahí están ellos. Los que desde hace años vienen previendo esta situación, y se preparan para golpearnos, meter miedo, amedrentarnos, encausarnos.

La mañana del 4 de julio nos encontró a un conjunto de organizaciones nuevamente en las calles para exigir la libertad del lonko mapuche Facundo Jones Huala, frente a una nueva detención y amenazas por parte de los Estados capitalistas argentino y chileno. Sabido es también, que las comunidades mapuches en territorio patagónico han decidido dar combate sin tregua a la opresión que los oprime. Enfrentan a diario los intereses de las corporaciones petroleras, mineras, hidroeléctricas y a sus servidores gendarmes. Han decidido vivir y luchar por su autodeterminación.   

En horas del mediodía, entre palazos, golpes y corridas es dispersada la movilización que se llevaba adelante frente al palacio de justicia. Son detenidos siete compañeros, entre ellos Gabriel Contreras, perteneciente a nuestra organización. Se les abre una causa federal y se los imputa, entre otras cosas, de intimidación pública. Pasadas más de 24 hs de su detención se los ha trasladado recientemente a los tribunales de Comodoro Py para declarar.

Somos conscientes que la represión es selectiva, y que a nuestros compañeros fueron a buscarlos. El gobierno apunta su mira hacia los sectores que nos encontramos dando pelea. Intentan ponernos en un terreno incómodo, desviarnos y confundirnos, pero no vamos a dar lugar a sus intereses. No vamos a claudicar en esta lucha, ni en otras. No vamos a entregar los históricos y legítimos métodos de lucha de la clase trabajadora, los vamos a profundizar y crear nuevos. Reivindicaremos las autodefensas, que organizadas como las nuestras puedan dar golpes certeros a los poderosos y sus socios.

 

LIBERTAD A LOS PRESOS POR LUCHAR!!!!