Repudiamos la represión que se vivió ayer en la provincia de Tucumán. La misma se produjo contra la manifestación llevada a cabo por miles de personas que denunciaban el fraude electoral vivido en los comicios del domingo pasado. Manzur, candidato del kirchnerismo, ganó con 15% de diferencia en los votos, al candidato de la lista “Acuerdo para el Bicentenario”, el radical José Cano. Sectores de la oposición denunciaron un fraude electoral, del cual ellos mismos son parte y a la vez garantes del mismo. Ante esto, trabajadores tucumanos, hartos de la situación que viven cotidianamente, con Alperovich como gobernador hace 12 años, salieron a la calle a reclamar también por salud, trabajo y educación. Esta denuncia vino acompañada con la quema de urnas y la resistencia a la represión por parte de la policía. El avance de la policía se produjo bajo palos, gases y balas de goma, además de los brutales golpes que sufrieron los manifestantes y algunos detenidos.
Este tipo de respuesta por parte del Estado, es sistemática cuando el pueblo sale a la calle por sus derechos, respuesta que sólo puede enfrentarse con: ¡lucha y organización! Esta democracia es la de los ricos, y éstas son sus prácticas. Todo esto es parte del circo electoral, en el que está todo previamente pensado. Tanto Cano, como Manzur son los candidatos de la burguesía para seguir hambreando al pueblo de Tucumán.
Toda esta situación es un claro ejemplo del rol que cumple el estado capitalista. En su práctica electoralista de múltiples fraudes y acompañada de represión, nos intenta vender una democracia inclusiva y representativa; pero en los hechos demuestra todo lo contrario, el poder concentrado en unos pocos, que sólo representan los intereses económicos de los empresarios. El kirchnerismo a la vanguardia de este circo electoralista, ha sabido representar mejor los intereses de las grandes empresas multinacionales, pero cuando le resulta insostenible su discurso de democracia participativa y el de gobierno de los derechos humanos, utiliza su lado más fuerte, la represión.
Desde la Juventud Guevarista, repudiamos la represión por parte del brazo armado del estado. No legitimamos esta democracia que es para unos pocos.
Ninguna alternativa de la burguesía nos representa, gane quien gane pierde el pueblo.
Llamamos a todo el pueblo trabajador a organizarse y luchar, contra este estado de los monopolios y sus gobiernos.
No debemos poner expectativas en ningún candidato, estamos convencidos de que sólo con lucha y organización vamos a dar una salida a nuestros intereses, los de los trabajadores.

Abajo el circo electoral!!!

Por un gobierno de los trabajadores!!