1 de mayo

El 11 de noviembre de 1887 fueron asesinados en Chicago ocho obreros que habían protagonizado la huelga del 1 de Mayo de 1886 en EEUU. Hoy a casi 130 años, el pueblo trabajador sigue sufriendo la represión por parte de los empresarios que utilizan al Estado capitalista y sus gobiernos para seguir engordando sus bolsillos a costa de la explotación y opresión del pueblo.

Los empresarios de todo el mundo ponen cada vez más énfasis en las políticas de seguridad interna de los Estados haciendo que estos fortalezcan sus aparatos represivos con excusas como la lucha contra el narcotráfico, la inseguridad, el terrorismo. Es la clase obrera la que cuando se organiza hace temblar a los cerdos burgueses que planifican todo este aparato de contención y además son ellos mismos, junto con las fuerzas de seguridad, los que negocian y son parte del narco-negocio, de la trata, la venta de armas, etc.

Mar del Plata, capital de la desocupación, la precarización y el trabajo en negro, no escapa a la realidad nacional de los contratos basura, de las pasantías como forma de precarización, de los despidos y las suspensiones arbitrarias, de la persecución sindical por defender los derechos legítimos de los trabajadores, y sin cambiar el problema estructural del desempleo, ofrece trabajo en las peores condiciones en temporada de verano y margina aún más durante el resto del año. Estos trabajos son dirigidos principalmente a la juventud obligándola a completar largas jornadas con sueldos miserables y sin cumplir con ninguno de los derechos laborales más básicos conquistados por la clase trabajadora

Frente a todo esto, seguimos abonando a la unidad de los revolucionarios, a la unidad de los que luchan, a la pelea de los trabajadores marplatenses por condiciones de trabajo dignas. El sindicalismo del que queremos ser parte es de liberación, no sólo por librarnos de la necesidad económica, sino también para unir ésta con la lucha contra la explotación de todo el pueblo trabajador y de nuestro país. Creemos que sólo con la organización independiente, mediante las asambleas de base, en el ejercicio de una democracia directa y participativa podremos acercarnos a una sociedad y un país con verdadera felicidad e igualdad.

En este sentido desde la Juventud Guevarista estamos convencidos de que la única salida para enfrentar al poder empresarial y hacer de nuestras reivindicaciones una realidad es la lucha y la organización.