En el país se producen alimentos para 400 millones de personas, son casi 12 millones los pobres a nivel nacional, donde existe la muerte de niños por desnutrición, muerte de niños y jóvenes por paco, hambre, crecimiento de las villas miseria, cientos en situación de calle, pero por supuesto todo esto sólo es discutido a nivel nacional por el campo popular y sus organizaciones, no por los grandes empresas de comunicación.paro 9-6

Desocupación estructural, despidos, suspensiones en las grandes empresas, flexibilización laboral, entre otras, son las consecuencias del sistema capitalista monopolista en el que vivimos, donde los grupos económicos nunca pierden y se montan sobre las espaldas de los de siempre. En este paro se ha centrado la discusión en la lucha por paritarias libres del tope de 27%, impuesto por el gobierno (sin contemplar negociaciones, sin tener en cuenta a los obreros precarizados del país), así como también por la derogación del impuesto al salario, reclamo por el que quedaron imputados a cadena perpetua los petroleros de las Heras.

A esta altura no es nuevo decir que si bien en principio el paro es convocado desde un sector de la burocracia sindical, rápidamente el mismo eligió desmovilizar y desviar el descontento de las bases, fieles al compromiso tácito que muchas organizaciones tienen con el establishment independientemente de algunas diferencias con el gobierno, pues todos se unen en el punto de no hacerle el supuesto juego a la derecha, colaborando con el repliegue ordenado del gobierno, sin profundizar sobre la crisis institucional.

Fiel representante de los alcances de la lucha consecuente y combativa con el eje puesto en las consignas a nivel nacional ha sido el conflicto de los aceiteros y afines con casi un mes de paro logrando superar el tope gubernamental.

Todo lo que no se discutió en los grandes medios de comunicación, se llevaron como consignas a las calles y rutas de la ciudad, mostrando las pérdidas económicas de la burguesía, así como la fuerza y el lugar estratégico que sigue ocupando la clase trabajadora ocupada, precarizada o desocupada para golpear al sistema capitalista, a pesar de la burocracia sindical y de la burocracia en las organizaciones sociales.

La experiencia sigue dejando huellas en la larga historia de lucha de la clase trabajadora Argentina, a la luz de las grandes experiencias de unidad, clasista y combativa como el Bloque Piquetero Nacional o las Asambleas Nacionales de Trabajadores es donde encontramos posibles guías en esta etapa signada por las luchas frente al ajuste, la fragmentación y el pacto electoral para preservar la gobernabilidad, pues el pueblo trabajador argentino necesita referencias consecuentes, que den respuestas concretas, orientadas en un proyecto de liberación nacional y social.

Abajo los tarifazos!!!
Por más trabajo, salud y educación!

Ante la farsa electoral, votamos luchar!