El Che Guevara es un compañero que a través de su ejemplo en la lucha contra el sistema capitalista nos demostró que es posible derrotar a la burguesía. Es también un símbolo de rebeldía, que despierta y motiva la participación política en nuestros tiempos. Ejemplo, sin duda alguna, de coherencia, y perseverancia, de entrega total a los intereses de las mayorías, de poner todo a disposición, en función de mejorar la calidad de vida de les explotades.

El Che propuso la línea del marxismo-leninismo, de donde provienen las ideas revolucionarias, y las adapto para su contexto histórico. No existieron fisuras en su posicionamiento político, a la hora de referirse y tratar al imperialismo, como tampoco a la hora de mostrar cual era la salida para les trabajadores.

Siguiendo esta línea de pensamiento, el Che puso en evidencia el hecho de que lo que determina la lucha de les trabajadores es la lucha de clases. Por un lado, están les dueñes de los medios de producción, les que se apropian del trabajo ajeno, les que explotan y son amigues del imperialismo y de los grandes capitales; y por el otro les trabajadores, las grandes mayorías, les que todos los días venden lo único que tienen: su fuerza de trabajo para subsistir lo más dignamente el día a día. En este sentido, lo que está en juego es nada más y nada menos que la cuestión del poder. Si queremos dar vuelta la realidad, si queremos un mejor pasar en nuestras vidas, si queremos poner fin a la explotación y desarrollarnos plenamente, no hay más remedio que disputarle el poder a la burguesía.

No podemos dejar de remarcar que el Che siempre tuvo la idea de que la lucha era colectiva, y que de forma individual no se podía llegar a ningún sitio, llevaba adelante las ideas del conjunto, ideas de miles de mujeres y hombres que a lo largo de la historia lucharon por sus ideales, y esto queda en evidencia cuando dijo: “Yo no soy un libertador, los libertadores no existen, son los pueblos quienes se liberan a sí mismos.”

Estamos convencides de que en la actualidad los pensamientos y las ideas del Che siguen perfectamente vigentes, porque sigue existiendo la explotación del hombre por el hombre, y por lo que podemos ver, no estaba nada equivocado en su análisis. Debe tenerse en cuenta que son momentos históricos diferentes en cuanto a las distintas situaciones en que los pueblos se ven inmersos, pero su mirada social y económica, tanto de los países latinoamericanos, como de los diferentes pueblos que sufren en todo el mundo, se ven hoy en día también reflejadas en la realidad.

Es por esto que se pueden tener en cuenta algunas relaciones, las cuales no difieren demasiado con lo acontecido en el pasado, y se pueden realizar algunos paralelismos con los análisis que el Che hizo en su momento y los actuales, como lo son el Imperialismo, la concentración de la riqueza en un pequeño grupo de poder, la crisis del capitalismo, y la permanente lucha de clases.

 

El imperialismo lo podemos ver en la actualidad claramente reflejado con la existencia de la Deuda Externa, que es principalmente una deuda privada, tomada por los bancos privados y las multinacionales a lo largo del tiempo, tanto por dictaduras militares como por gobiernos pseudodemocraticos, que luego se encargaron de nacionalizar dicha deuda, para sacársela a los bancos y las empresas y dársela al pueblo para que este la pague a costa de hambre y miseria.

En cuanto a la concentración de la riqueza y a la crisis del capitalismo, está a la vista de todes que tanto los bienes comunes como así también el propio capital está en manos de cada vez menos sectores. Cabe aclarar en este momento que la crisis del capitalismo no es la crisis de los capitalistas, ya que elles nunca pierden, sino todo lo contrario. La crisis del capitalismo siempre recaerá en el pueblo, y es el propio pueblo el que sufre cuando le roban lo que les pertenece.

Y aquí es donde también las ideas del Che vienen a darle fuerza a los ideales y al accionar de las masas, ya que a través de su ejemplo de lucha y de convencimiento es donde nosotres como compañeres y como pueblo podemos, y debemos, tomar el compromiso de luchar para arrebatarle a los gobiernos de turno nuestros derechos, en primer medida, pero lejos de conformarnos con eso, luego debemos también luchar por un verdadero cambio social en donde les riques y les poderoses pierdan sus privilegios y por fin les trabajadores lleguemos a gobernar por nosotres mismes, ya que lo que está en disputa es el poder, que lo tiene la burguesía o lo tiene el pueblo.

Entendemos la necesidad de internacionalizar el socialismo, de la solidaridad con los distintos pueblos del mundo en lucha, no respetamos las fronteras que nos impone la burguesía, donde haya explotades siempre debe existir la solidaridad de clase. El socialismo se puede dar en un solo país, pero a la larga perecerá asfixiado por el capitalismo, por eso es necesario llevarlo a todos los rincones del mundo, liberando cada vez a más pueblo de las ataduras del imperialismo. Si las grandes corporaciones cierran filas, ¿por qué nosotres no?, es nuestro deber bregar por el internacionalismo y darle batalla al imperialismo agresor donde quiera que esté.

Estamos dispuestes a luchar para que de una vez por todas podamos gobernar les trabajadores, siempre teniendo presentes los ideales del Che y su forma de llevarlos a la práctica, por eso reafirmamos una vez más:

¡Decidides a luchar, determinades a Vencer!

Juventud Guevarista Poder Revolucionario