Rodolfo Walsh, escritor, periodista, militante, traductor, intelectual o como bien el gustaba definirse: «Fui lava copas, limpiavidrios, comerciante de antigüedades y criptógrafo».

Nacido el 9 de enero de 1927 en Nueva Colonia de Choele-Choel (que desde 1942 se llamó Lamarque), en la provincia de Río Negro,  se convirtió en uno de los mayores referentes de la literatura y del periodismo de investigación de la Argentina.

La mejor biografía que tenemos de él son sus escritos, a través de los cuales podemos ver como el escritor fue madurando su escritura, su conciencia, su ideología, su compromiso con la dura realidad por la que estaba atravesando el país. Enfrentándose en el campo de batalla con sus ideas, su pluma se convirtió en su fusil y es hasta el día de hoy que lo recordamos y reivindicamos en la lucha, porque no lograron callarlo.

En 1959 viajó a Cuba, donde junto con sus colegas y compatriotas Jorge Masetti, Rogelio García Lupo (a quienes conoció durante su paso por la ALN) y el escritor colombiano Gabriel García Márquez fundó la agencia Prensa Latina. Durante su estancia en la isla interceptó por accidente y logró descifrar, con sólo un manual de criptografía, las comunicaciones secretas entre la CIA y agentes en Guatemala sobre los preparativos para la invasión de Playa Girón, operación que fracasó gracias a la labor de Walsh, quien también se infiltró en la base estadounidense disfrazado de sacerdote protestante por sugerencia de Massetti.

No podemos dejar de recordar “Operación masacre”, novela en la que el autor cuenta con gran precisión – gracias a una ardua investigación – los 9 fusilamientos ocurridos en José León Suárez un 9 de junio de 1956, en manos de la auto determinada «revolución libertadora», denunciando a los responsables directos y políticos.

A partir de 1970 empieza a tener relaciones con el peronismo de base, específicamente con el FAP (Fuerza Armadas Peronistas), uniéndose a Montoneros más tarde, junto con una fracción de ésta organización. Su carácter intelectual hacía que se lo reconociera.  “Un oscuro día de Justicia” es otro de sus escritos publicados en 1973, año en que vuelve Perón. Allí es donde plantea la idea de que el pueblo no debe esperar  héroes, no debe esperar salvadores, el pueblo está sólo y con ello ya basta para luchar por su liberación.

Con el comienzo de la dictadura de 1976 y ante su censura, Walsh creó ANCLA (Agencia de Noticias Clandestina), y la Cadena Informativa, un sistema de difusión de información de mano en mano. Es en este mismo año que matan a su hija Victoria y a su amigo Paco Urondo, ambos compañeros montoneros.

A un año del golpe militar de 1976, escribe: “Carta abierta de un escritor a la junta militar”. En ella es donde denuncia las atrocidades cometidas por el accionar militar y las políticas económicas que vaciaron al país y sometieron al pueblo a las peores miserias. Un 24 de marzo de 1977 empieza a repartir esta carta en buzones de casas específicas. Con esta frase termina tan glorioso testimonio: “Estas son las reflexiones que en el primer aniversario de su infausto gobierno he querido hacer llegar a los miembros de esa Junta, sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles. Rodolfo Walsh. – C.I. 2845022 Buenos Aires, 24 de marzo de 1977.”

Rodolfo Walsh, firma la carta con su sangre, sabía cuál iba a ser su destino. Fue consecuente con sus ideas, no titubeo a la hora de escribir su nombre y su cédula de identidad haciéndole honor a todos sus ideales, denunciando a la dictadura asesina. Luchó hasta las últimas consecuencias. Cuando quisieron secuestrarlo un grupo comando de la ESMA decidió que no iba a permitir que lo torturaran, por ello fue que sacó su calibre 22 y disparó contra quienes lo detenían, hiriendo a uno en sus piernas, y ahí mismo fue acribillado.

Para leer la «Carta abierta de un escritor a la Junta Militar: www.juventudguevarista.org/7951-2/

Este 24 de marzo lo recordamos a él y a todos los desaparecidos.

Por un 24 de marzo de los trabajadores!

Juventud Guevarista – Poder Revolucionario