El primero de Mayo es la fecha en que se conmemora a los trabajadores de todo el mundo. Esta fecha surge de la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886 en Chicago EEUU en busca de la jornada laboral de ocho horas. La protesta, llevada a cabo inicialmente por 80.000 trabajadores, pronto desembocó en que 400.000 trabajadores salgan a la calle en 5.000 huelgas simultáneas a lo largo de Estados Unidos.

Todos los primero de Mayo se reivindica a estos y a todos los trabajadores y trabajadoras que han dado su vida en la lucha reivindicativa de mejores condiciones de trabajo y a los que también lo han hecho por el cambio social, por la revolución, por entender que la clase explotadora, la burguesía, no tiene que gobernarnos más y que de una vez y por todas seamos los propios trabajadores los que ganemos el poder.

En este día reivindicamos también al sindicalismo combativo, al conjunto de la clase trabajadora que se organiza en contra de la patronal para arrancarles mejores condiciones de trabajo. A este sindicalismo que su objetivo mayor es la toma del poder en todos sus niveles y que entiende que el sindicato es en sí la organización de los trabajadores. Luchamos en contra del otro sindicalismo, el que nos quieren imponer, el que nos dice que debemos organizarnos sectorialmente, el que se burocratiza y arregla con las patronales y para mantener a raya a sus bases concede ciertos beneficios como los viajes a mitad de precio y parar en hoteles donde a través de estos siguen engordando sus cajas internas. Luchamos contra las conducciones actuales de la mayoría de los sindicatos que no sólo están burocratizadas sino que también se han convertido en parte de la patronal, siendo empresarios en su gran mayoría los que tienen el poder y gobiernan a estos sindicatos.

De esta manera también es un día para seguir luchando para no aceptar la realidad que se nos quiere imponer. Ya que la crisis capitalista que nos aprieta cada día más a la clase trabajadora y engorda de igual manera a la clase burguesa, es constante y hay que darle pelea para que no nos sigan matando. No podemos permitir más que avancen sobre nosotros como lo vienen haciendo hace años y que con el gobierno actual de Macri se profundiza su accionar. Que nos ajustan los sueldos, que nos suben los servicios, que nos precarizan cada vez más, que se destina cada vez menos inversión en la salud, la educación y la vivienda, derechos fundamentales que sólo están escritos pero que en la práctica no se cumplen para nada.

Es por todo esto que este primero de Mayo reivindicamos la imperiosa necesidad de un gobierno de los trabajadores y trabajadoras donde la salud no sea un negocio, donde la educación no sea un privilegio, donde la explotación del hombre por el hombre sólo se pueda ver en los libros de historia, donde el trabajo sea parte esencial de la vida y de la sociedad en pos del conjunto y no para que sus frutos sean la ganancia de unos pocos, donde se pueda convivir con la naturaleza y no que sea otro bien a explotar, donde nos manifestemos en base a nuestras necesidades de cualquier índole y no por las creadas por un sistema de consumo y explotación, ¡donde seamos libres de verdad!.

Por todo esto y mucho más es que la desde la Juventud Guevarista tomamos esta fecha como un día de lucha y no de descanso o para comernos un asado o para tomarnos una birra porque es feriado. No! Tenemos que salir a la calle y recordar a todo el pueblo trabajador de dónde venimos, cómo se han conseguido los ya vapuleados derechos laborales. Refrescar la memoria de muchos y mostrar cual es la historia de lucha de nuestra clase. Porque esta es muy rica y variada y las experiencias no solo son locales sino del mundo entero. Y lo más importante poner en un grito muy fuerte y alentador cual es el camino para terminar con todas las opresiones y la explotación de los capitalistas:

Por la unidad de la clase trabajadora

¡Hay que hacer la revolución!